Misterios Gloriosos

Los Misterios Gloriosos del Santo Rosario nos recuerdan aquellos momentos en los que el cielo se unió a la tierra luego de la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Los Misterios Gloriosos se rezan los Miércoles y Domingos.

Estos son los Misterios Gloriosos del Rosario:

La Resurrección del Señor

En este misterio contemplamos cómo con su resurrección el Señor completa el plan con el que vino a la tierra. El Señor ha vencido a la muerte y nos hace partícipes de su victoria.

La Ascensión del Señor a los cielos

Una vez cumplida su misión, nuestro Señor volvió al cielo dejándole una misión a su Iglesia: «Id, pues, y enseñad a todas las gentes, bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

La Venida del Espíritu Santo

Contemplamos a la Tercera Persona de la Santísima Trinidad posándose sobre los apóstoles en forma de lenguas de fuego y llenándoles de valor para proclamar las grandezas del Señor a toda criatura.

La Asunción de Santa María al Cielo

La bienaventurada Virgen María, al haber sido concebida sin pecado original, fue privada por una gracia divina de la corrupción de la carne. Por eso al final de su vida terrena fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial.

La Coronación de Santa María

La bienaventurada Virgen María, por ser la madre del Rey del cielo, fue coronada como reina del cielo. «Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza». (Ap 12, 1).