Misterios Gozosos

Los misterios gozosos del Santo Rosario nos recuerdan 5 de los momentos más felices e importantes de los Evangelios desde la concepción de nuestro Señor hasta su infancia. Los misterios gozosos se rezan los lunes y sábados.

Estos son los Misterios Gozosos del Rosario:

La Encarnación

En el misterio de la encarnación recordamos el momento en el que Dios Hijo, que coexistía desde la eternidad junto con el Padre y el Espíritu Santo, se hizo carne en el vientre de la Santísima Virgen María. Dios Hijo siendo todopoderoso decidió hacerse uno de nosotros para llevar a cabo su plan de salvación.

La Visitación

En este misterio recordamos la visitación de la Santísima Virgen María a su prima Isabel. Las Sagradas Escrituras nos cuentan que cuando Isabel oyó el saludo de María, el niño que llevaba en su vientre (Juan el bautista) saltó de gozo y quedó llena del Espíritu Santo.

El Nacimiento del Hijo de Dios

Este misterio es uno de los más celebrados por toda la humanidad en la noche de Navidad. El rey del universo quiso nacer en un humilde establo, el Todopoderoso por quien todo fue hecho quiso hacerse tan frágil como un bebe.

La presentación en el templo

Este misterio nos recuerda que Jesús fue presentado en el templo tal y como lo mandaba a ley a los 8 días de su nacimiento. En aquella presentación un anciano llamado Simeón le anunció a María que padecería un dolor que le traspasaría el corazón.

El niño Jesús perdido y hallado en el templo

En este misterio traemos a nuestra memoria a Jesús siendo un niño de 12 años quien, dejando que sus padres siguieran su camino, decidió quedarse en el templo a predicar a los maestros y sabios. Esto demuestra que Jesús siempre supo que debía estar en los asuntos de Dios Padre.